jueves, 1 de agosto de 2013

Contar historias de la distancia

       

Briamel González Zambrano

Pocos años después de la toga y el birrete, un grupo de amigos surgido en las aulas de Comunicación Social de la Ucab se disgregó entre Buenos Aires, Barcelona y la isla mediterránea de Malta. La idea de trabajar juntos en un proyecto audiovisual desde diversos puntos del planeta les llenó los buzones del email con ideas y planes, pero siempre faltaba elegir un tema. Estaba ahí, entre ellos, como un zumbido y lo oyeron. Qué suerte que lo oyeron: el exilio venezolano. Así nació el documental “Desde afuera”, una idea concebida por Johann Pérez y Pedro Camacho. Luego se unieron Adriana Bolívar, Vanessa Garcés y Gaby Pérez para la campaña de búsqueda de fondos y disfusión.

El abreboca de tres minutos y veintidós segundos te atrapa. Un perro husmea entre las maletas a medio hacer y las benditas carpetas marrones de Cadivi en una habitación desordenada que anuncia una mudanza. Una hija desbordada de la emoción llama a su padre para decirle que le han aprobado la visa de inmigrante. Una chica con acento gocho habla sobre su experiencia de vivir en Australia. Un barbudo simpático que dice a cámara: “El mundo se parece mucho más a Venezuela que a Inglaterra”.  Los calzoncillos en el tendedero de un venezolano que vive en Zagreb. ¡Ah! Y esa postal que es grabar desde  el ala del avión cuando se despega de Maiquetía.

Ese pequeño aperitivo de “Desde Afuera” cumple su objetivo. Deja el corazón apretadito, risas, alguna lágrima imprudente asomándose y la mente sobrevolando en las historias de los amigos, de la familia, en la de quienes se quedan en aquel país y en la personal, claro. Deja con ganas de ver mucho más. Por fortuna, serán 60 minutos contando la vida  de Amalyn en Japón, Melissa y Juliana en Australia, Claudia y Santiago en sus trámites para irse a Estados Unidos, Edu en Zagreb y Leo en Inglaterra. Para llegar a estas historias, los realizadores hicieron un casting entre sus amigos y amigos de sus amigos. Enviaron un cuestionario e hicieron una selección.

Johann Pérez, uno de los codirectores, tuvo la gentileza de atenderme vía skype para conversar de su proyecto. “Exploramos la distancia, la identidad, la cotidianidad del venezolano como emigrante, como ese que se va”, me dijo. El particular rodaje empezó a finales de 2011 y el reto de sus realizadores ha sido dirigir desde la distancia. Sus actores también fueron camarógrafos desde sus dispositivos móviles (ordenadores, tabletas, cámaras de turista, teléfonos). Tuvieron que coordinar mucho para construir las historias a partir del material que proporcionaban los propios protagonistas. Sergio Porras se ha encargado de la música, también, cómo no, desde la distancia y siguiendo coordenadas en reuniones online.

Mención aparte merece el proceso de recaudación de fondos para la post-producción. (¿Hace falta decir que estos chicos empezaron este sueño sin un locha partida por la mitad?) Se inscribieron en una página de crowdfunding , diseñaron una campaña en las redes sociales y se propusieron recolectar 6 mil euros para poder ensamblar el documental. Las donaciones iban desde los 10 a los 500 euros y les enviaron dinero desde todas partes ¡Les aplaudo de pie porque en tiempos de crisis han superado la meta y han conseguido 6.505 euros!

Con el dinero en la mano las cosas han corrido más rápido y estiman que el estreno sea después del verano (tipo en septiembre, dirían allá). Lo han concebido como un evento 2.0 con interactividad de los espectadores y totalmente vía Internet. También están abiertos a proyectarlo en salas de cine y concursar en festivales.

Johann me comentó que este proyecto le ha servido no solo para mostrar las experiencias de gente que se ha ido y que presenta puntos de vista diferentes del país, sino también  para entender el sentido de la cooperación. “Es un trabajo con motivaciones muy profundas, muy colectivo, hecho con toda la gente que se comprometió en él y que muestra esa capacidad que tienes de percibir las cosas de manera diferente cuando estás afuera”. Me quedo también con una frase que me dijo y sobre la que volveré en este blog: “Lo más difícil para un venezolano que vive fuera en desapegarse de las familia y los amigos. De resto, estamos llenos de herramientas, siempre resolvemos, encontramos las maneras de vivir o de sobrevivir”.

Las coordenadas de los chicos son:
twitter: @DesdeafueraDoc
Facebook:  facebook.com/desdeafueradoc

Aquí les dejo el vídeo. Pasen con confianza. Quedo atenta al estreno del documental completo y les aviso: 



12 comentarios:

  1. Muy bueno, me encantará verlo. Gracias por compartirlo.

    ResponderEliminar
  2. Hola, Bria: el teaser está buenísimo, como buenísima está tu historia de estos chicos emigrantes. Los que somos hijos y nietos de inmigrantes sabemos lo duro que es, y el apego que se siente por la nueva patria. Un abrazo a todos.

    ResponderEliminar
  3. Esta bueno el documental, pero a mi me hizo llorar, porque yo tengo 4 años con el corazón partido en pedazos, nunca quise irme

    ResponderEliminar
  4. Gracias,Lando. Te aviso del estreno para que estés pendiente.

    ResponderEliminar
  5. Me encanta. Gracias por ese regalito de cumple, Bria. Nos la sufrimos, así es que sabemos de lo que habla. La familia, sí, los amigos, claro, la rumba en casa, por supuesto, pero ¿Y qué me dicen del mar? Las ausencias no paran de contarse.

    ResponderEliminar
  6. Karem, la ausencia del mar será un post. Eso viene pronto. ¡Oh, tantas ausencias! Gracias por pasarte.

    ResponderEliminar
  7. Que bueno mi negra ya vi la promoción del documental y quede picao. Espero el estreno. Te adoro. Besos

    ResponderEliminar
  8. Mi Negra ya vi la promoción del documental y quede más picao que parrilla de cinco bolos. Espero ver el estreno por favor avisame. TQM

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Negrito! ¿Una parrilla de 5 bolos? Jejeje. Te avisaré. Gracias por pasarte

      Eliminar
  9. "el mundo se parece mas a Venezuela que a Inglaterra" me ha encantado esta frase.
    Saludos Bria, me acabo de hacer fan de tu blog

    ResponderEliminar
  10. En efecto, es una frase poderosa y hermosa ¡Gracias Santy!

    ResponderEliminar