jueves, 22 de enero de 2015

Los visitantes


Con mi amiga MIL que ha venido ya tres veces. 















Briamel González Zambrano

Recibir visitas es casi una tarea obligada de los migrantes. Dependiendo de la red de familiares y amigos que tenga el potencial anfitrión, esto puede implicar mucha alegría, viajes y tiempo.
Perdí la cuenta de cuántos panas han venido a Madrid desde que vivo aquí, pero puedo asegurar que han sido varias decenas. Con casi todos ha tocado hacerse el selfi correspondiente.  Yo misma, antes de venirme, fui visitante de mis amigos regados por el mundo.
Aquí comparto mi clasificación personal de los tipos de visitantes. No son categorías excluyentes. Una misma persona puede ser la suma de varias:

.-Familiares. Desde los padres hasta un primo tercero puede aparecer. Suelen quedarse en tu casa. Demandan muchísima atención. Hacen preguntas de la vida cotidiana como: “¿Por qué no tienen secadora? ¿Dónde está el filtro del agua”  ¿Por qué los baños son tan pequeños? ¿Esta calefacción no está puesta o es que yo tengo mucho frío?”. Hay que explicar con paciencia cada cosa. Hay que abrazarlos mucho también. Además suelen traer muchos regalos. 

.-Amigos del alma. Les haces todos los tours. Los llevas a tus lugares favoritos de Madrid, recorres recovecos, vas a conciertos, a restaurantes y sobre todo: echas cuentos. Preguntas hasta por el portu de la panadería de tu urbanización. El momento de los cuentos es de los que más espero. Les interesa saber cómo estás. Se burlan de tu “acento” y de las palabras que utilizas. Se alegran de verte feliz. Ríes con ellos. Fotos. Abrazos. Conversaciones sobre el país. Alguna lágrima. Más fotos y una despedida con ojos aguados.

.-Los compradores compulsivos. Lo primero que preguntan es dónde están los centros comerciales y tiendas por departamento. Esto puede ser un tormento para personas que, como yo, casi nunca vamos a esos sitios porque suelen estar en las afueras. Toca indicarles cómo llegar para que disfruten del tabaratodamedos. (Para quienes viven en Miami este suele ser el visitante más frecuente)

.-Los turistas maravillados.  Todo les parece bello, estupendo. Desde la ropa que usa la gente (generalmente mola mucho la de invierno), hasta el funcionamiento del transporte público, los sitios patrimoniales, museos, comida y hasta el puente más inmundo. Suelen ser también los más agradecidos. 

Con mi amiga Anita. Ya ha estado 4 veces por aquí :) 

.-Los recortados. Vienen con un presupuesto escaso y quieren ir a miles de sitios. Hay que explicarles que aunque hay muchos planes gratuitos, muchas cosas son de pago. Ah y que por favor dejen de hacer la conversión de euros a bolívares porque ya yo no me la sé.

.-Los de escala técnica. No les interesa conocer la ciudad. De hecho, han venido varias veces. Quieren un pequeño cobijo en tu sofá por una noche. Toman un vuelo al día siguiente. Aprovechan para verte unas horas y ahorrarse el hotel. Son considerados, si pueden, hasta traen un regalito por el favor y friegan los platos del desayuno.

.-Los inesperados. De repente una amiga de la clase de baile de cuando tenías 9 años te escribe por Facebook que su primo se quedó varado en el aeropuerto de Barajas, que si le puedes hacer el favor de recibirlo un par de horas. Este caso no es real, pero se dan muchos y muy insólitos. Dependiendo de tu disponibilidad, echas una mano y aprovechas para mandar algo a tu familia.

.-Los criticones. Les parece que nada sirve, que todo es mejor en Venezuela. Que en ningún lugar se bebe como allá, que los restaurantes nada que ver, que no hay playas como las de allá, que por qué aquí a la wifi se le dice güifi y no guafai, que el frío es una pesadilla. Todo les parece mal. Esta categoría escasea bastante pero, por insólito que parezca, existen. Si se trata de alguien que quieres mucho…paciencia.

En todo caso, casi siempre es una alegría mostrar esta ciudad, tomarse una tapa, hablar venezolano rajao, conocer en persona a los nuevos hijos y parejas de los amigos, sus planes. Reír, siempre reír con los visitantes.


¿Has sido tú algún tipo de visitante de los que menciono? ¿Te ha visitado alguien de estas categorías? ¿Incluirías una nueva clasificación? 

4 comentarios:

  1. jajaja Me he divertido mucho con tu excelente entrada, pero lo has clavado especialmente con los criticones, son tal cual...
    Hace tiempo que no tengo visitas, como vivo solo en el campo... normalmente eran dos extremos los que se la pasaban diciendo ¿Como puedes vivir así en medio de la nada? y los que me envidiaban, a mi nunca me importó su opinión, aplicando aquello de "Ande yo caliente y ríase la gente :)
    Besos y salud

    ResponderEliminar
  2. Querida Bria: te faltó la categoria: hijos de mis amigos. O por allí. Sus padres, que son tus amigos, no solo te piden que los cobijes, sino que los cuides, los guíes, los levantes por la mañana y te ocupes que no pierdan el avión. Te hacen una madre por extensión, o por allí. No se como vives la experiencia, pero para las madres (o padres) resulta muy tranquilizador

    ResponderEliminar
  3. Yo he tenido los de escala técnica en dos ocasiones, a veces me gustaría que se quedaran algo más.

    ResponderEliminar
  4. La mejor es la de mi mamá, q las dos veces q ha venido me dice "cuando puedas te compras una cocina eléctrica". Qué demonios hago con una cocina eléctrica? Vivo alquilada y la luz es más cara! No lo entienden! Y la de la secadora lo mismo.

    ResponderEliminar