domingo, 4 de octubre de 2015

El entretiempo

Briamel González Zambrano

Parece el nombre de una película mala de domingo a media tarde o de una sección de deportes en el telediario, pero no. La RAE nos dice que es el “tiempo de primavera o de otoño próximo al verano y de temperatura suave”. Un compañero de la oficina dice que el entretiempo es ese momento en el que en Zara venden abrigos de plumas y tú todavía estás utilizando sandalias, o cuando esa tienda tiene maniquíes con minifaldas y camisetas cortas y los compradores todavía tenemos la chaqueta puesta. 

El hecho es que ahora mismo estamos en el entretiempo. Hay años en que es más marcado que otros. Este está siendo especialmente cálido. Tanto que le dicen “veroño”. Por la mañana refresca y te pones una chaquetilla, pero a media tarde hace calor y te quedas en camiseta aunque solo unas pocas horas porque en la noche otra vez circula el viento. Además te llevas el paraguas por si acaso. Es curioso que en pleno octubre todavía la gente se siente en terrazas y en el metro desfilan por igual personas con chanclas, botines, zapatillas deportivas y botas de caña alta. Ya empiezan a verse las chaquetas tres cuartos, de cuero o de vaquero, pero aún no ha llegado el temido momento… el cambio del armario.

 Guardar los bañadores, los pantalones cortos, los zapatos abiertos es, para muchos, una derrota. Es una despedida hasta el año que viene y un duelo. Por otra parte están quienes esperan exultantes la llegada de los abrigos, las super botas, las bufandas, el gorro y los guantes. Yo pertenezco al primer grupo y me resisto hasta el último momento y sigo en tirantes y manga corta. Estirando como en cámara lenta este momento. Hay quien te comenta: “¿Qué tristeza eso de no tener estaciones en tu país , no? Digo porque estáis vestidos de la misma manera todo el año…”. Inhalas, exhalas y respondes: “Todo tiene su encanto”.

 Mientras tanto, sigo sin cambiar mi armario y ahí tengo vestiditos, camisas sin mangas y de telas suaves, pero el reloj y el clima me recuerdan que esto ya se acaba. Con todo, debo decir que el otoño es mi estación favorita. A por él.


2 comentarios: