miércoles, 27 de enero de 2016

Las más violentas, los más corruptos



Este primer mes del año cierra con Venezuela destacando en dos listas que dan pena y vergüenza: Caracas encabeza la clasificación de las más violentas del mundo, pero también aparecen mi natal Ciudad Guayana, Valencia, Maturín, Cumaná, Barcelona y Maracaibo. He vivido en tres de estas urbes y me entra un frío por la espalda al leer estas noticias y ver cómo se hacen famosas en grandes titulares y por esta deshonrosa característica. La otra "medalla" que nos han colgado esta semana es la de "El país más corrupto de América Latina", según la ONG Transparencia Internacional. Vamos, que estamos apañados por todas partes. 

Un amigo cuestionaba estos días, no sin razón, los parámetros para medir la violencia de las ciudades. Alegaba que muchas veces esto de Caracas, San Pedro Sula y otros, se utilice para dar visibilidad en prensa, pero que no tienen por qué ser más violentas que ciertos pueblos de Medio Oriente o de África en las que hay conflictos armados en desarrollo. Yo quiero suponer que estas listas se hacen calculando una media de la cantidad de armas, crímenes y muertes por cada cierto número de habitantes. Por otra parte, la cuantificación de la corrupción creo que se verá en la opacidad de los gobiernos, sus funcionarios y sus procesos. El hecho es que en ambas ligas Venezuela sale entre los campeones y uno palidece, se enfada, se indigna... 

La guinda ha sido el inquietante vídeo publicado esta semana en el que aparecen reclusos del penal San Antonio de Margarita disparando al aire libre con armas largas para "homenajear" a un peligroso compañero muerto en una balacera. La Guardia Nacional (esa que ha atacado a estudiantes) los custodia y observa mientras suena el coro de metralletas y saltan las balas. Estas imágenes han sido virales. Nadie del gobierno ha emitido un comunicado, dimitido o tomado medidas. ¡Ah, bueno! La Ministra de Asuntos Penitenciarios ha dicho: "Hay que ponerlos en cintura", como si fueran unos chiquillos que han hecho una travesura. Resulta increíble, asombroso y es una muestra patente y dolorosa de en manos de quién está el país. 

Hubiera querido empezar el año hablando con ustedes, apreciados lectores, de las lindas playas de mi país, de lo mucho que echo de menos ciertas piezas de la gastronomía, de que me antojé de mamón, de ciruela de huesito, de casabe y cuando tengo frío este mes siempre canto la estrofa de Alejandro Sanz:"¿Quién llenará de primaveras este enero?". Sin embargo, la actualidad me ha golpeado fuerte esta vez. Dispensen ustedes que me enerve y me lleve las manos a la cabeza por tener que explicar a mis compañeros de trabajo que aparecemos en estas listas tan vergonzosas y que, de momento, seguiremos en ellas.

 Noticias relacionadas:

¿Qué hay detrás de los videos de "presos" disparando al aire en Venezuela?"

Ubican a Venezuela como el país más corrupto de la región. 



2 comentarios:

  1. Ay mi amiga, hoy mismo una compañera de trabajo me refirió los mismos hechos en el que nuestro desvencijado país está campeón, solo atiné a decirle que esa parte de mi me duele, me duele la nacionalidad.

    ResponderEliminar
  2. Que barbaridad, yo también he vivido en varias de las ciudades que citas y se queda uno asombrado porque en mis tiempos eran sin excepción remansos de Paz, el otro dia por casualidad vi una foto de lo que fue el Teatro Guaparo en Valencia, en donde trabajé por un tiempo, y al verlo así en ruinas, me entro una tristeza que aún no se me quita. Malas vivencias para la recta final de un viejo como yo, que triste :(
    Besos y salud

    ResponderEliminar