domingo, 8 de mayo de 2016

¡De fruta madre!

Briamel González Zambrano

Tardé tiempo en entender qué contenían los yogures y cereales incluidos en la clasificación “frutos del bosque” aquí en España. Te puedes encontrar unas uvas pasas, una almendra, una cereza, una nuez o una fresa , pero no te enteras muy bien de qué hay en realidad dentro. Cuando preguntaba a mis amigos, todos siempre se miraban extrañados de mi interrogante: “Joer, frutos del bosque, pues  está más claro que el agua: fresas, frambuesas, endrinas, grosellas”.  Aunque no me convencía mucho, yo les daba la respuesta por buena y ahí quedaba el asunto.

Un día se volteó la tortilla porque un amigo volvió de unas vacaciones en Costa Rica y me dijo: “ A ver, listilla, ¿a qué llamáis en América “frutas tropicales”? Están allí en todas partes, en las cremas de cuerpo, en el champú, en los zumos, en las salsas de la comida, en los potitos de bebé y siempre está la foto de un plátano y nada más”. Le respondí que todo lo que quepa en un sombrero de Carmen Miranda es una fruta tropical: “Mango, piña, plátano, coco, guanábana, parchita (aquí le dicen fruta de la pasión y me entra la risa, la verdad), tamarindo normal y tamarindo chino, durazno, guayaba y una deliciosa lista”. Los dos reímos y él me dijo que nunca ha visto un coco, ni sabe qué es una guayaba. Pensé que le debía una descripción, pero en otro momento. Otro amigo lleva varios días publicando en su Facebook fotos de frutas (de aquí y de allí) y eso me ha hecho pensar que ha llegado el día de explicarlo todo.

Hay un universo de frutas en la geografía ,desde México hasta la Patagonia, que mis amigos españoles no han visto ni en fotos, ni puedo explicarles su sabor, su textura, su olor y lo pegajosas que son las ramas de algunas de sus plantas. ¡Trataré de ilustrarlos con este quinteto que me estremece el paladar con recuerdos y risas!

Spondias purpurea. Ciruela para mí. Los caraqueños le dicen Ciruela de huesito. Crece desde México hasta Brasil. Es pequeña y roja oscura, tirando a granate por fuera y amarilla por dentro. Solo se da en una vez en todo el año y en la infancia manchabas tus camisetas blancas del colegio y quedaba con unos lunares amarillos que también aparecían en tus dientes.  La comes con fruición hasta dejar la semilla desmechada.
Cuando viví en Anzoátegui, un alcalde enviaba cajas enteras de esa fruta a las redacciones de los periódicos como invitación al Festival de la Ciruela que hacían en su localidad. ¡Simplemente deliciosa!



 Syzygium malaccense. Pumalaca o conocida también como pumagás o manzana de agua. Es de un rojo menos intenso y blanca por dentro. En mi casa de la infancia había una mata así que la comí durante años. Tiene un sabor entre ácido y dulce. Pumarrosa  Inolvidable. 




Ziziphus Mauritiana. Ponsigué. Es pequeño como una cereza pero puede ser verde, marrón y también roja.  En mi tierra se hace un licor con ron y esta fruta, y está buenísimo. 


Melicoccus bijugatus
. Mamón. Es un adjetivo despectivo en España, pero para nosotros es una fruta que se come también frotando los dientes contra la semilla y chupándola  hasta sacarle toda la pulpa.  Es verde por fuera, pero al quitarle el cascarón se queda en un color precioso amarillo salmón. Tiene un sabor dulce y se adhiere a la dentadura.     







Annona squamosa. El anón es primo de la guanábana. Verde por fuera y blanco con semillas negras por dentro.  Es dulce y tiene un olor potente.

Este quinteto que nunca he visto en España reúne gran parte de mi infancia y de lo que tendré que explicar durante años a quienes nunca lo hayan visto y que quieran saber, a mis sobrinos, a mi hijo futurible y al futuro que venga.  Esas con las frutas con las que crecimos al otro lado del mar.


4 comentarios:

  1. Ay si! se me ha hecho la boca agua, sobre todo con los mamones y las ciruelas de huesito, tantísimosaños sin comerlas, aunque estoy seguro de que hay que comerlas allá, pasa con los mangos o el aguacate, no es lo mismo comerlos allá que aquí, aunque el menos afectado es el aguacate que lo como en cualquier parte, y otra cosa que hecho mucho de menos es la lechosa, que en otras partes le dicen Papaya, tan rica...
    Besos y salud

    ResponderEliminar
  2. Oye, en Cuba, que más tropical no puede ser no hay casi ninguna de las frutas esas que mencionas como tropicales, así que a partir de ahora en las cremas, champús, compotas y jugos tendrán que poner "Hecho de frutas 100% venezolanas" jajaja.
    El mamón, en Cuba mamoncillo (mucho más fino), sí que lo hay y de verdad que es delicioso....ay que ganitas me han entrado!!!!! Besos aunque te tenga al lado todo el día. W

    ResponderEliminar
  3. Una ricura este frutero que nos cayó... que nos cayó de perlas, de maravilla. Siento fascinacíón por las frutas y leer de ellas, ver las imágenes me produjo el mismo placer que da ver el mar... claro que así como provoca un baño, ahora quiero comer y no tengo a mano nada de estas aromáticas opciones. Besos y cerezos.

    ResponderEliminar
  4. Nunca debi leer este post.. las ciruelas me trasladan a mi infancia y las vacaciones en casa de mi abuela, junto con el jobito. En el patio de la cada había un árbol de cada una y los comíamos en dulce, jugó, de merienda. . Hasta en la sopa... la pomalaca lo mismo pero a cada de mi otra abuela. Mismo caso, árbol en casa y semanas de comerlas. Me encantan.. de lo qe se pierden los de por estos lados, son delicias

    ResponderEliminar